sábado, 3 de enero de 2009

CREATURA 35

Si, si, sigo aquí. Ya se que llevo mucho tiempo sin pasarme por aquí, pero...tampoco me voy a poner aquí a contaros mi vida o porque no he tenido tiempo ni ganas ni voluntad alguna de escribir nada aquí y la verdad, tampoco creo que a mi legión de seguidores le interese mucho.
Así que si andas dándote una vuelta por aquí, lo primero gracias por tu visita y decirte que de momento hoy solo voy a poner mi ultima colaboración en CREATURA, que para eso si he tenido algún rato. Si te apetece dejame algún comentario, que eso siempre gusta y anima y quien sabe, a lo mejor tengo una revelación creadora y pongo algo mas, quien sabe.
Así que ahí va.

HOY: MUDDY WATERS, CHICAGO BLUES MAN
Ya lo he contado alguna vez, conocí el Blues gracias a una cassette que recopilaba a las grandes y conocidas y no tan conocidas, figuras del genero. Si tienes cierta sensibilidad musical, el Blues puede quedársete grabado a fuego para siempre. A muchos les parecerá exagerado, sin embargo, estoy seguro de que, a bastantes otros a los que esto llegará, me comprenden perfectamente. Aquella recopilación contenía algunas joyas fundamentales, suficiente para impresionarme, entre ellas, algunas canciones del gran MUDDY WATERS. De pequeño le gustaba jugar con el agua embarrada, su nombre autentico, Mckinley Morganfield, forma parte, en letras de oro, no solo de la extensa historia del Blues, si no de la historia de la música.
Nació el 4 de Abril de 1915. Con tres años se trasladó a vivir con su abuela a la plantación Stovall, cerca de Clarksdale, Mississippi. Allí su vida puede imaginarse fácilmente, una realidad llena de duro trabajo de sol a sol de la que el joven Mckinley se evade como es natural, con la música. A los siete años ya toca la armónica, a los trece forma un dúo y a los diecisiete consigue su primera guitarra. Toca para sus amigos y también en fiestas para los blancos, sus principales influencias, Son House y Robert Johnson, al que pudo ver una vez. Entre sus muchas ocupaciones destaca el garito clandestino, un “Saturday night fish fries” que regentó un par de años. Alcohol casero y música, donde llevó a tocar al mismísimo Elmore James. Pero fue con la aparición de Alan Lomax, un estudioso que recopilaba y grababa el folklore del país, cuando la suerte de Muddy empieza a cambiar. En 1943 Muddy Waters llega al South Side de Chicago a buscarse la vida. Compagina su vida laboral con la musical. Aun conserva en su música ese toque rural, que nuestro protagonista estiliza al conseguir su primera guitarra eléctrica consiguiendo los innovadores y espectaculares resultados que años después le consagrarían como el Patriarca del Chicago-Blues. Fue con “I Can´t Be Satisfied” y “Feel Like Going Home” grabados para el sello “Chess” con las que Muddy y su banda saltaron definitivamente a la fama, gracias al slide eléctrico de Muddy. Entre 1951 y 1960 la Muddy Waters Band grabo una extensa colección de Blues eléctrico que definieron el sonido del Blues de Chicago. Terminan la década con un magnifico concierto en el “Newport Jazz Festival” que queda inmortalizado como “Muddy Waters At Newport” joya discográfica imprescindible. A su lado han tocado grandes figuras del genero, como los guitarristas Jimmy Rogers, Pat Hare, Earl Hooker, Buddy Guy, Bob Margolin. Armonicistas como Junior Wells, James Cotton o Carey Bell, el pianista Otis Spann y bajistas como el gran Willie Dixon, que compuso para él la gran “Hoochie Coochie Man”. Muddy Waters murió el 30 de Abril de 1983, dejando su imborrable influencia sobre el Rock´n´Roll y en nuestros corazones canciones como “Long Distance Call”.

2 comentarios:

KEBRAN dijo...

el lunes 5 escribiré en mi blog la disección de este número de CREATURA
un abrazo,Pedro
el kebran

mammamia dijo...

FELIZ AÑO NUEVO PEDRO,MIS MEJORES DESEOS PARA ESTE AÑO, ACOMPAÑADOS DE UNOS BESITOS FLAMENCOS